• Autor: MICHAEL PEINKOFER
  • Editorial: EDICIONES B, S.A., 2013
  • Fecha de salida: 2013
  • Descargado: 5995

El reino perdido, de Michael Peinkofer, autor de obras como 13 runas o bien La maldición de Thot, es una de narrativa histórica de leyenda del Preste J. y su reino. La historia de la busca de un reino mítico cristiano que aparece en escritos del siglo XII, un paraíso perdido regido por entre los descendient es de los Reyes Magos. El reino perdido es un texto caracterizado por la acción vibrante, ritmo incesante, episodios breves, con gran pluralidad de personajes, y al unísono meticuloso y estrictamente documentado. Una obra que reúne historia + intriga. Peinkofer se afianza como entre los referentes actuales entre los jóvenes autores europeos de histórica. Con distintos pseudónimos ha escrito numerosas novelas de múltiples géneros.Más allí de hay una tierra poderosa: el reino del presbítero J., rey de los sacerdotes, que corresponde a la cultura popular medieval y aparece en numerososo textos y canciones de ese período. Se afirmaba que todo aquel que iba en pos de este reino cristiano no retornaba. Cuando los cruzados se temen que Jerusalén caiga a cargo de las tropas de Saladino, mandan a un fraile y su practicante con la misión de encontrar ese sitio legendario. Casandra, una joven que tiene visiones, es la única que puede señalarles el paseo. que aborda entre los misterios más complejos de la Edad Media, que prosigue sin resolverse: el reino del Preste J. -el legendario sacerdote y rey-, que se cree lleno de riqueza y magia. Muchos son los mapas de la Edad Media, y, no obstante, semeja que jamás existió.«Corriendo para salvar la vida, la pequeña esmeró su débil cuerpo al máximo… y de súbito alcanzó el paseo hondo que conducía a la aldea. Quizás, con un tanto de suerte… La pequeña cerró los ojos y prosiguió corriendo a toda prisa por medio de la nieve helada, sin prestar atención a las huellas ensangrentadas dejadas por sus pies lastimados. La bestia todavía debía estar persiguiéndola… mas ¿por qué razón ya no la oía? Echó un veloz vistazo sobre el hombro… ¡el lobo había desaparecido! Inútil de sentir alivio o bien de sorprenderse, la pequeña recorrió el paseo hasta el final, lugar desde el que ya se percibían las casas de la aldea… mas la imagen que apareció ante ella era tan inopinada y aterradora que quedó paralizada.» ...  

Descargar

¡Ayúdanos compartiendo..!

Estos Libros también te pueden interesar »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies