Pocos pintores hay en del del siglo tan iconicos, identificables y comentados como Edward Hopper. Su obra refleja la extrañeza de nuestro ambiente cotidiano y urbano. Pese a que sus pinturas forman ya un topico visual, hay en su muda belleza mucho que pelea por ser verbalizado. Y ahí es do nde Mark Strand ensaya sus alteraciones en torno a la obra del profesor de Norteamérica. Strand, entre los grandes versistas de nuestro tiempo, nos invita a mirar con el esas escenas desoladas, esos relatos esbozados, esos interiores desposeídos de nuestra humanidad. Con penetrante lucidez y una aguda capacidad de observacion y exegesis, Strand viaja al origen del hipnotico misterio que late en las lonas del pintor, de tal forma que sus comentarios -organizados en torno a una extensa seleccion de pinturas- se transforman en verdaderas traducciones del cosmos plastico de Hopper. Aunque no estamos frente a un libro de poemas, es incuestionable que el de Strand debe mucho a la poesia y a la manera de mirar que alimenta el ejercicio poetico. Y a esa tarea se le agrega en esta edicion -ilustrada con las pinturas que producen los textos- la esplendida traducción de J. A. Montiel, capaz de conservar en español la meticulosa riqueza de matices y acentos del original ingles. ...

¡Ayúdanos compartiendo..!

Estos Libros también te pueden interesar »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies