Lo primero que vio Pepe fue el mar. Desde su pero temprana edad escucho de don Pepe, su padre marinero, las pero fascinantes allende de lo conocido. Mas el destino no lo arrastro cara el mar que veia, el Atlántico, sino más bien al que esperaba a sus espaldas, el Mediterraneo.Su padre le inoculo el gusto por la comedia de sde la pension Rubi Prat, en el passatge de la Pau de Barna, que dirijo al lado de Loliña, su madre. Rubi Prat sirvio de escenario para representar sus primeros numeros mientras que degustaba el alimento o bien la cena, conocia gentes de todo el planeta y se disfrazaba de cura o bien de matador.En sus correrias adolescentes por el Somorrostro al lado de C., su hermana, oyo el eco del flamenco, además de ver, todos todos los domingos, como los transatlanticos llenos de soñadores partian del océano.Con el tío Apampado, hermano de su padre y mago de la pension, degusto los rincones pero libres de la urbe, teatros y bares de alterne. Pero tarde, con la de los grandes versistas del veintisiete, hizo suya la belleza y el gusto por la palabra. Entretanto escuchaba las brutalidades del adoctrinamiento franquista. Tras oir de un maestro Tu no serviras para nada, no hizo otra cosa que subir a los escenarios: Teatro de la ONCE, en la calle Avinyo, en el TUC (Teatre Universitari de Catalunya) y en el Instituto N., en el distrito de La Bonanova. Y así, hasta...Pepe se olia el futuro pero allá de sus fronteras y, tras su paso por Dagoll Dagom, su Antaviana, algunos desenfrenos y su estancia en la capital de España, a los 25 años decide romper con todo y también empezar su periplo particular a Cuba y a Colombia. Sobre todo a Cuba, donde cosecho su primer gran éxito, Pay-Pay.De vuelta a casa, el cosquilleo por ser un comediante se hizo tan intenso que los escenarios seran ya por siempre su nuevo hogar.Los exitos se suceden: No hablare en clase, Las tapas, El pequeño bueno, Pay-Pay, La pasión de Cristo, Únicamente Rubianes, Lorca eran todos, La sonrisa etiope, etcetera. Mas los viajes tambien: decenas y decenas de veces a Kenia y muchas a Egipto y Etiopia, los paises del Este y Cuba, siempre y en toda circunstancia Cuba. de Pepe, poquito a poco, toma forma de tienda de campaña en la falda del Kilimanjaro, escuchando el rugido de los leones, viendo sus cumbres nevadas, oliendo la yerba mojada, saboreando y entonando el Jambo Bwana y el Kenya Jambo, hakuna matata Asante Sana.El 1 de marzo del dos mil nueve, se apaga su voz. Desde ese momento, apreciamos los escenarios oscuros, y el polvo de las sillas vacias se amontona y huele.Estimado lector, Pepe decidio desamparar de una vez por siempre los teatros y, después de despedirse del publico, se ha instalado por siempre en una mágica pension, la que ahora tienes en tus manos. ...

¡Ayúdanos compartiendo..!

Estos Libros también te pueden interesar »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies